Mercado inmobiliario para 2017: algunas claves, previsiones y reflexiones

captura-de-pantalla-2016-02-05-a-las-12-06-46Los responsables de las políticas públicas de suelo deben concentrar sus esfuerzos para asegurar que la oferta de suelo residencial, industrial y comercial en 2017 se ajuste a las características de la demanda, para evitar un excedente absurdo y perjudicial para todos, y una carestía que paralice el desarrollo económico sostenible”.

Según los indicadores oficiales, la situación económica del país está mejorando respecto de los peores años de la crisis económica. Esto se traduce en más empleo, más confianza, más estabilidad y más financiación disponible. Estos factores, junto con la situación de bajos tipos de interés que domina el contexto financiero y bursátil, impulsa la demanda inmobiliaria.

Por sectores, todos los estudios, análisis y estadísticas coinciden en que el residencial experimenta un incremento tanto de compra como de alquiler, y el auge inicialmente constatado en Barcelona, Madrid y zona costa, se extiende ahora a otras localizaciones. Los diversos estudios destacan que la demanda de vivienda nueva se acerca a los niveles de la de segunda mano.

En cuanto al sector de oficinas, los mercados más relevantes (Madrid y Barcelona) reflejan una tendencia alcista generalizada: aumenta el número de operaciones, aumenta la superficie media de la demanda, aumentan las grandes operaciones singulares, aumenta la demanda de inversores extranjeros,  aumentan los precios… Todo ello puede provocar, según algunos analistas, un estancamiento del mercado por falta de oferta.

Finalmente, en cuanto al mercado logístico e industrial, también se constata en general un aumento de operaciones, con unas previsiones de cierre del 2016 con un aumento de más del 25% respecto del año anterior, y vista la tendencia general, se prevé también, una tasa de disponibilidad más limitada de lo que sería deseable para que la demanda pueda encontrar el producto que se ajuste a sus necesidades.

Visto todo ello, cabe hacer una reflexión: durante los años de la burbuja inmobiliaria, se produjo una gran cantidad de suelo y de techo de todo tipo que quedó sin colocar, y a pesar de ello, ahora todos los indicadores ponen de manifiesto el estancamiento de la disponibilidad de producto nuevo. Ello quiere decir que los suelos en su día transformados (oferta disponible) hoy no son atractivos para los inversores o los usuarios finales (demanda real).

En consecuencia, los responsables de las políticas públicas de suelo tienen una misión crucial  en los próximos meses: analizar sin demora los motivos de este desencuentro con un triple objetivo:

1º) dotar a los suelos ya transformados de los atractivos necesarios para que entren en el mercado (mejora de las comunicaciones? Implantación de infraestructuras “smart”? atraer actividades que ejerzan un efecto llamada de otras? Incentivos de algún tipo?).

2º) re-planificar el territorio y orientar el desarrollo urbanístico para evitar que se transforme más suelo no urbanizable que luego no vaya a ser demandado por el mercado.

3º) adelantarse a una futura situación de tensión entre la oferta y la demanda, e impulsar el desarrollo de aquellos suelos que efectivamente vayan a ser necesarios para cubrir las expectativas de los principales sectores  (residencial, productivo y terciario), propiciando con ello una evolución sostenible –en todos los sentidos- de la economía en general, y del mercado inmobiliario en particular.

Otros artículos de interés en este ámbito son:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s