Reforma legislativa para asegurar la coordinación entre el catastro y el registro: la Georeferenciación y el Idufir.

150011_600Como es bien sabido, en muchas ocasiones la descripción registral de una finca no es coincidente  con sus datos catastrales, ya sea en lo relativo a su superficie o a sus lindes, o a la existencia o no de edificaciones en ella.

Estas discrepancias han venido generando inseguridad jurídica en el tráfico inmobiliario, con los consiguientes litigios entre colindantes que defendían la descripción registral o catastral, según resulta más conveniente a sus propios intereses.

En fecha 25 de junio de 2015 se ha publicado la Ley 13/2015, de 24 de junio que modifica la Ley Hipotecaria y la Ley del Catastro, que pretende eliminar las discrepancias entre la realidad catastral y la información registral, para que el tráfico inmobiliario opere con mayor seguridad. Para ello se recurre a dos instrumentos relacionados con el avance de las tecnologías de la información (TIC): la Georeferenciación y el IDUFIR.

LA GEOREFERENCIACIÓN:

La georeferenciación es un aspecto fundamental en el análisis de datos geoespaciales, pues es la base para la correcta localización a través de coordenadas de los límites de una finca.

Con la nueva ley, siempre que se inmatricule una finca, o se lleven a cabo operaciones de parcelación, reparcelación, concentración parcelaria, segregación, división, agrupación o agregación, expropiación forzosa o deslinde que determinen una reordenación de los terrenos, se exigirá su delimitación geográfica (georeferenciación). Asimismo, la porción de suelo ocupada por cualquier edificación, instalación o plantación deberá estar delimitada geográficamente.

Ello supone que no será suficiente una mera descripción de lindes o croquis que distingan los términos relativos de las fincas, sino que se requerirá indicar las coordenadas de ubicación de la finca y de sus elementos principales.

Para poder inscribir en el Registro de la Propiedad las coordenadas de la finca, será necesario tramitar un procedimiento registral con las debidas garantías y con posibilidad de intervención de los colindantes.

El IDUFIR:

Para alcanzar la coordinación entre Registro y Catastro, éste último incorporará a la descripción catastral del inmueble coordinado, el código único de finca registral (IDUFIR). Este código es único para cada finca inscrita en el Registro y permite identificar una finca concreta sin necesidad de disponer de otros datos sobre la misma. Es posible que haya fincas que todavía no tengan un IDUFIR al tratarse de un sistema de reciente creación, pero cuando se solicitan notas simples de las mismas, se les asigna uno.

Estas garantías dotarán de mayor seguridad jurídica al sistema, tratando de evitar contiendas derivadas de discrepancias entre Registro y Catastro, no obstante, ello podría generar un mayor coste en las operaciones registrales al tener que tramitar un procedimiento registral para inscribir las coordenadas de las fincas y precisar la intervención de un equipo técnico especializado.

En próximos artículos, abordaremos otra de las novedades más destacadas que introduce la Ley 13/2015 como es la incorporación del criterio jurisprudencial que considera que los suelos urbanizables sin planeamiento de desarrollo detallado deben ser clasificados, a efectos catastrales, como rústicos y fijar nuevos criterios para su valoración teniendo en cuenta sus circunstancias de localización.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s